martes, 6 de diciembre de 2011

Humor cósmico

Imagen de Jose Coyote

Teoría del Infierno.
La siguiente pregunta fue hecha en un examen trimestral de química en la Universidad de Toledo. La respuesta de uno de los estudiantes fue tan “profunda” que el profesor quiso compartirla con sus colegas, vía Internet, razón por la cual podemos todos disfrutar de ella.
Pregunta:
¿Es el Infierno exotérmico (desprende calor) o endotérmico (lo absorbe)?
La mayoría de estudiantes escribieron sus comentarios sobre la Ley de Boyle (el gas se enfría cuando se expande y se calienta cuando se comprime).
Un estudiante, sin embargo, escribió lo siguiente:
"En primer lugar, necesitamos saber en qué medida la masa del Infierno varía con el tiempo. Para ello hemos de saber a qué ritmo entran las almas en el Infierno y a qué ritmo salen.. Tengo sin embargo entendido que, una vez dentro del Infierno, las almas ya no salen de él. Por lo tanto, no se producen salidas. En cuanto a cuántas almas entran, veamos lo que dicen las diferentes religiones: La mayoría de ellas declaran que si no perteneces a ellas, irás al Infierno. Dado que hay más de una religión que así se expresa y dado que la gente no pertenece a más de una, podemos concluir que todas las almas van al Infierno. Con las tasas de nacimientos y muertes existentes, podemos deducir que el número de almas en el Infierno crece de forma exponencial. Veamos ahora cómo varía el volumen del Infierno. Según la Ley de Boyle, para que la temperatura y la presión del Infierno se mantengan estables, el volumen debe expandirse en proporción a la entrada de almas.
Hay, por lo tanto, dos posibilidades:
1ª. Si el Infierno se expande a una velocidad menor que la de entrada de almas, la temperatura y la presión en el Infierno se incrementarán hasta que éste se desintegre..
2ª. Si el Infierno se expande a una velocidad mayor que la de la entrada de almas, la temperatura y la presión disminuirán hasta que el Infierno se congele.
¿Qué posibilidad es la verdadera?
Si aceptamos lo que me dijo Teresa en mi primer año de carrera (hará frío en el Infierno antes de que me acueste contigo), y teniendo en cuenta que me acosté con ella ayer noche, la posibilidad número 2 es la verdadera. Doy por tanto como cierto que el Infierno es exotérmico y que ya está congelado. El corolario de esta teoría es que, dado que el Infierno ya está congelado, ya no acepta más almas y está, por tanto, extinguido... dejando al Cielo como única prueba de la existencia de un ser divino y amoroso, lo que explica por qué, anoche, Teresa no paraba de gritar: ¡Oh Dios mío! "
Dicho estudiante fue el único que sacó 'sobresaliente'....
Sencillamente......¡¡¡ magistral !!!.....

No te tomes la vida tan en serio; al fin y al cabo no saldrás vivo/a de ella.

3 comentarios:

Justo al Lado dijo...

Los primeros párrafos de la ingeniosa ingenuidad llevan a un conclusión distinta a la que al final se ofrece. Aunque para el caso es lo mismo si el clamor determinante es el de Teresa.
Del infierno las almas salen porque de lo contrario no tendríamos noticia alguna de él.
Sin embargo, a pesar de aceptar la entrada de almas en el infierno, este estudiante luego lo ha clausurado, congelándolo mentalmente, sin sacar de él antes a todas esas almas que allí estaban hacinadas.
Tal descuido, nos revela las características del dios que invoca Teresa: despistado, segregacionista y no amoroso. Justamente el dios que le viene a la mente cuando está con el estudiante.
Nunca me importó lo de la fuga de cerebros. Eso es nada comparado con otra forma de pérdida de talento: que los cerebros se derritan en casa. Da igual: ¿para qué quiere un alma carente de masa y volumen (con lo que resulta inaplicable la ley de Boyle) un cerebro?.
Se me ocurre que no sólo tenemos algunas nociones, vagas, sobre el infierno porque las almas que en él hayan estado de él hayan retornado trayendo noticias, sino sobre todo porque hacemos frecuentes incursiones cotidianas en él, dado que lo tenemos Justo al Lado.
Del infierno se sale, de la vida no... Supongo.

EsTelaMarinera dijo...

Estoy deacuerdo, entramos y salimos del infierno aunque como los infiernos personales son todos distintos y aunque no tienen nada que ver con llamas perpetuas si que tienen tormentos, nos quedamos atrapados pero también nos redimimos.

Alberto Hugo Rojas dijo...

Quería desearte un feliz año nuevo.
Gracias por seguir mi blog y tus vistas. Yo seguiré por aquí en el nuevo año, disfrutando del trabajo que haces con tanto cariño.
Sigue tus sueños… hace mucho que me dijeron esto y lo realizo cada día. Todo es posible si seguimos soñado.
Feliz 2012. Alberto Hugo Rojas
http://albertohugorojas.blogspot.com/2011/12/feliz-2012.html