domingo, 25 de enero de 2009

Invierno en Artenara



La niebla y las ramas desnudas de los árboles le daban una atmósfera de cuento de hadas al bosque, cubierto por una crujiente alfombra de hojas.





Las rocas estaban engalanadas con húmedo musgo y era fácil imaginar a elfos escondidos tras de ellas.



Todo emanaba una especial belleza y cualquier detalle despertaba mi admiración.

8 comentarios:

Javi Ariza " ARI " dijo...

wow, son chulisimas las fotos, de hecho me dan ideas para precisamente una serie de personajes fantásticos que estoy haciendo.

Edu dijo...

Gracias por tu visita, yo tampoco me di cuenta hasta que no vi la foto
Es lo que tiene la fotografía,en una de estas pillas un elfo despistado...
Un saludo.

EsTelaMarinera dijo...

Ari! Que bueno que te hayan servido de inspiración estas fotos.
Me muero de ganas de seguir la evolución de tus personajes.

EsTelaMarinera dijo...

Hola Edu!

Hay que ver como desecha información la mente humana, no te extrañe de que estuvieran los duendecillos alli y nosotros sin darnos cuenta.

Dulce dijo...

Preciosas fotos. Da gusto pasar un día de esos de invierno en compañía de tus seres más queridos.

emejota dijo...

Me han encantado estas fotos. Parecen respirar... Esa niebla y el muzgo en las rocas y pendiendo de los arboles (o son liquenes?)... Si, parece un bosque medieval -por asi decirlo- y en cualquier momento, si, pareceria que pudiesen aparecer personajes de Tolkien y no me extrañaria nada que eso sucediese... Elfos, duendes... y hasta algun troll. Pero que bien que aun podamos encontrar sitios como este -en estas islas y en el mundo-, sitios para disfrutar en paz, y respirar y admirar... La Belleza.

Besitos.

EsTelaMarinera dijo...

Hola Dulce.
Pasear por el campo siempre es una experiencia muy reconfortante

Gracias por tu visita y enhorabuena por los premios de tu Blog.

EsTelaMarinera dijo...

Hola Emejota!

Es un lujazo la variedad paisajística que tenemos en nuestra isla, en este año hasta hemos podido ver nieve (aunque escasa) en la cumbre, y mientras, en el sur, se tostaban al sol los turistas...